El Taller de Mosaiquismo genera cada vez más interés entre los alumnos del Colegio de la Ribera, quienes se lucieron con coloridos diseños alusivos a Formosa. La muestra llevada a cabo durante el acto conmemorativo del 140° aniversario de la fundación de la ciudad capital, incluyó distintos modelos de portallaves elaborados en algunos casos con goma eva y en otros fueron preparados con azulejos pegados sobre el mapa provincial.

“El mosaiquismo es un arte muy antiguo que se realiza utilizando pequeñas piezas de distintas texturas, formas y colores. Los diseños son muy diferentes: pueden formar creaciones geométricas o figurativas a través de la unión de las piezas llamadas «teselas”, explicó la profesora Isabel Sbardella, quien ya lleva tres años en el Colegio formando a adultos, jóvenes y niños.

Reveló que “cada tipo de técnica se identifica como Opus, palabra latina que significa trabajo u obra. Se refiere al método de instalación de pequeñas piezas de piedra, terracota o vidrio coloreado que se utilizan para confeccionar un mosaico. La denominación varía según la disposición, orden y tamaño de los elementos: Opus regulatum, Opus tessellatum, Opus sectile y Muralismo”.

Sbardella comentó que “para nivel primario, estamos trabajando con un falso mosaiquismo para que puedan entender el proceso. Por eso, primero usan goma eva y bandejas de tergopol para después entrar en el manejo de azulejos”.

“Por otra parte – señaló – en el caso de los alumnos secundarios, ellos trabajan directamente con azulejos y venecitas de vidrio”.

“Los chicos están muy entusiasmados. Se les hace corta la hora. Quisieran tener más tiempo para este taller. Les encanta cortar, pegar y armar. En definitiva, ver cómo van creando sus propias obras”, destacó  la docente.

En ese sentido, resaltó que “hace un mes que estamos trabajando y ya se vislumbran talentos dentro del mosaico y creo que van a ser muchos”

Puso de relieve que “aparte de estimular la creatividad, el mosaico también promueve la concentración, da más sosiego, menos ansiedad, más tranquilidad y felicidad, reduce la agresividad, aumenta la autoestima, sentido de orgullo, plenitud y logro y fomenta la perseverancia”.

Finalmente, Isabel Sbardella anticipó que “tenemos proyectado realizar un mural en homenaje al Dr. René Favaloro, que pensamos inaugurar el día 29 de julio, fecha en la que se conmemora su muerte. La idea es que los chicos realicen mosaicos con formas de corazones sobre la pared de un centro cardiológico a definir. Creemos que es la mejor forma de recordarlo y reconocer su labor, pasión y obra de bien por tantas personas que hoy viven gracias a él”