En el Colegio de la Ribera, los alumnos secundarios participan de charlas con modalidad taller que se brindan, desde el espacio de Tutoría, con el fin de orientarlos vocacionalmente en el marco del proyecto de vida de cada adolescente.

“La orientación vocacional es un conjunto de prácticas destinadas al esclarecimiento de la problemática vocacional. Se trata de un trabajo preventivo cuyo objetivo es proveer los elementos necesarios para posibilitar la mejor situación de elección para cada joven. En este sentido y teniendo en cuenta que las clases de tutoría tienen la finalidad de desplegar todo el potencial del alumno, consideramos importante incluir temas relacionados al futuro. A partir de cuarto año, en el Ciclo Orientado se empieza a focalizar en la resolución del proyecto personal”, precisó la licenciada en Psicopedagogía, Ana Costa Ankenbrand, coordinadora del Departamento de Orientación y Tutoría.

Destacó que “la búsqueda vocacional es una tarea personal donde cada individuo debe reconocerse como protagonista, pero contando con los recursos necesarios para favorecer y enriquecer esa búsqueda”.

La profesional advirtió que “hay que tener en cuenta que la vocación no es algo innato, sino que se desarrolla en el plano de la acción, el conocimiento y la convivencia. Al adquirir diversas experiencias de modo consciente e inconsciente, el sujeto se convence de que puede elegir por sí mismo”.

La licenciada Costa Ankenbrand comentó que “conjuntamente con el psicopedagogo Adán Fernández nos encargamos de guiar a los adolescentes en el proceso de descubrir sus singularidades y acompañan su decisión, sin olvidar que la tarea implica una responsabilidad para ambas partes. La investigación sobre la historia personal, los gustos, las preferencias y las aptitudes son claves en el proceso”.

Detalló que “la indagación finaliza en el último año de estudios, ya próximos a egresar. Durante el cursado de sexto año los alumnos definen sus elecciones. Las actividades más relevantes tienen que ver con entrevistar a profesionales para despejar dudas y conocer más sobre las tareas que realizan. La entrevista se da en un marco distendido, compartiendo un desayuno con los profesionales”

“Una vez resuelta la decisión – agregó- los alumnos realizan pasantías para conocer a fondo como es el desempeño de las profesiones que eligieron. Esto es una experiencia enriquecedora ya que les brinda la posibilidad de ponerse en contacto con la realidad y constatar que la elección es adecuada”

“Por último, se realiza una devolución a las familias para articular las estrategias de elección de universidades. Es importante destacar que las familias forman parte del proceso ya que el alumno necesita de su apoyo para poder realizarse en sus decisiones”, resaltó quien es además especialista en neuropsicología del desarrollo.

La Psicopedagoga institucional del Colegio de la Ribera señaló que “acompañar durante el proceso de orientación vocacional es una tarea enriquecedora tanto para los jóvenes como para los tutores, las actividades se dan en un marco distendido y de total confidencialidad. Esto permite que los alumnos puedan explorar sus intereses libremente, así como conocer más a sus compañeros ya que al tratarse de un proceso grupal se complementan las historias de vida”

“Actualmente todos nuestros alumnos están construyendo su proyecto personal ocupacional, lo que les permite sentirse más confiados en relación a su futuro laboral y les brinda herramientas para toda la vida”, indicó finalmente.

 

 

deneme bonusu