Alumnos de 5º y 6º grado participaron del Taller de Educaciòn Sexual Integral (ESI), bajo la coordinación de la Lic. Carmén Enrique y la psicopedagoga institucional, Analía Barrios, con la participación de los docentes, Florencia de la Flor y José Viloria Alburjias. Los niños aprendieron cuestiones referidas a cambios físicos y psicológicos en la pubertud para dar respuesta a la pregunta ¿qué nos está pasando?

¿QUE ES LA SEXUALIDAD HUMANA?
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se define como: “Un aspecto central del ser humano,
presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la
intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías,
deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad
puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La
sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos,
culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.”

¿QUÉ ES EDUCACIÓN SExUAL INTEGRAL?
Llamamos ESI al espacio sistemático de enseñanza aprendizaje que promueve saberes y habilidades para la
toma de decisiones conscientes y críticas en relación con el cuidado del propio cuerpo, las relaciones
interpersonales, el ejercicio de la sexualidad y de los derechos de los niños, las niñas y los jóvenes.
Comprende contenidos de distintas áreas y/o disciplinas, y considera situaciones de la vida cotidiana del aula y
de la escuela, así como sus formas de organización.
Responde a las etapas del desarrollo de las alumnas y de los alumnos.
Se incluye en el proyecto educativo de la escuela.
Promueve el trabajo articulado con centros de salud, las organizaciones sociales y las familias.
La ESI es una obligación del Estado Nacional y de los Estados Provinciales tal como lo establece la Ley 26.150.
La ESI es un derecho de los chicos y de las chicas de todas las escuelas del país, privadas o estatales, confesionales o laicas, de nivel inicial, primario, secundario y para la educación superior.
Son objetivos de la Ley 26.15: Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas
orientadas a la formación armónica equilibrada y permanente de las personas.
Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos y confiables y actualizados sobre los distintos
aspectos involucrados en la educación sexual integral.
Promover actitudes responsables ante la sexualidad.
Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular.
Procurar igualdad de trato y oportunidades para mujeres y varones