Durante la semana, niños del Jardín “La Hormiguita Viajera” se inspiraron en una metáfora para realizar trabajos artísticos relacionados a la Pascua, en un marco de verdadero clima festivo.

La coordinadora de Nivel Inicial, Patricia Villalba se refirió a las consignas y a la dinámica pedagógica para encarar las actividades protagonizadas por los alumnos de las salas, de 2 a 5 años.

Explicó que “las maestras introdujeron el tema, en este caso del huevo de Pascua, sabiendo lo significativo que es para cada chico, desde su experiencia cotidiana”.

“Creemos que el cuento es una manera de envolver un contenido educativo y de llevarlo con acierto a las profundidades del corazón del niño. Para eso, en las salas de 4 y 5, las señoritas Valeria y Analía narraron la historia de Huguito y Ariel, dos simpáticos conejitos que desean pintar huevos. Luego de iniciada la actividad, interrumpieron sus trabajos para merendar y cuando regresaron, no recordaban adonde habían dejados sus pinceles, así que no tuvieron más remedio que seguir pintando, pero con sus colas. Al finalizar, los pequeños conejos estaban todos pintados ante el asombro de su familia, que admiraron las producciones y los alabaron como verdaderos conejos de Pascuas”, narró la licenciada Villalba, en relación a la historia con la que trabajaron los niños de “La Hormiguita Viajera”.

La responsable del jardín, dependiente del Colegio de la Ribera, contó que “con este relato, los más pequeños de sala de 2, adornaron los huevos con collage. Por su parte, los de sala de 3 los delinearon con estrellas de colores y se encargaron de rellenarlos. Mientras tanto, los niños de sala de 4 representaron huevos, con un pollito y los de sala de 5 adornaron los suyos con brillantes colores”.

Finalmente, Villalba indicó “antes de regresar a su casa, cada chico recibió, a modo de obsequio, un dulce de chocolate, con el tradicional conejito de Pascuas”.