El Colegio de la Ribera celebró su décimo quinto aniversario con un emotivo festejo, que congregó a toda la comunidad educativa durante una velada artística que tuvo lugar el miércoles pasado en el Teatro de la Ciudad.

“Hoy es un día especial para mí, festejar quince años de esta institución educativa fundada con esfuerzo, me hace sentir una persona plena.  Estoy convencida de que somos felices cuando hacemos lo que nos gusta. Mi transitar en el sistema educativo ha tenido grandes satisfacciones, no sólo en ámbito de la educación pública privada sino también estatal”, manifestó la directora, Lilian Sbardella.

Lilian Sbardella, directora del Colegio.

Tras afirmar que “la docencia es una vocación que se vive día a día”, la fundadora del Colegio de la Ribera comentó que “comenzó siendo un sueño para mí, cuando pensé en darle continuidad al proyecto del Jardín de Infantes “La Hormiguita Viajera”.

“Al principio – recordó- unos pocos confiaron, pero con el transcurrir del tiempo, ese sueño se trasladó a la comunidad con el aval y aceptación de las familias que se comprometieron con la propuesta, ayudando así al crecimiento y consolidación de esta institución educativa que transmite valores en niños y jóvenes”

“Hoy festejo con júbilo el camino recorrido, acompañada por quienes estuvieron y están en las aulas, sus padres, el personal docente y no docente, autoridades educativas y mi familia que siempre sostuvo este proyecto educativo. Gracias a todos y por muchos años más”, agradeció en el tramo final de sus palabras.

Seguidamente, la directora, Lilian Sbardella recibió un presente floral de parte de la Comisión de Padres, tras lo cual su hijo Horacio Calderón la sorprendió con un discurso cargado de afecto y emoción.

“Más de cincuenta años en la educación no es coincidencia, no es suerte, es sacrificio, entrega, amor y pasión por realizar lo que uno ama. Gracias a todos los que confiaron a lo largo de todos estos años, a los que confían y a los que confiarán ella”, remarcó.

A continuación, alumnos de “La Hormiguita Viajera”, con la interpretación musical a cargo de estudiantes de primero y segundo grado, pusieron en escena la obra “Giraluna”. La coordinación del montaje correspondió a la profesora Alicia Pereyro, con el acompañamiento musical del profesor Maximiliano Paz, la intervención de los docentes de Nivel Inicial y el relato extraordinario de la señorita Susana Fleytas.

En distintos tramos del acto, a modo de sorpresas, se proyectaron videos con los saludos de ex alumnos y del psicólogo social, Hugo Huberman, impulsor junto a la licenciada Sbardella de dicha obra educativa.

Rocío González, alumna de segundo grado.

La dulce voz de Rocío González, alumna de segundo grado, se ganó los aplausos y la ovación del público presente, luego de cantar “Como mirarte” de Sebastián Yatra, acompañada como siempre en guitarra por el profesor Paz.

Acto seguido, los ex alumnos Eliseo Valiente y Claudia Pérez recordaron su paso por nuestras aulas y agradecieron a directivos y docentes las huellas que dejaron en sus vidas.

“No me doy por vencido” de Luis Fonsi fue la canción que interpretaron las alumnas de primer año Azul Cazal y Luciana del Río, guiadas musicalmente por profe Maximiliano.

Posteriormente, el coro de alumnos y alumnas de cuarto y quinto grado interpretaron “Zamba para mi Formosa”, bajo la dirección de Maximiliano Paz.

El emotivo cierre reunió a directivos, docentes y alumnos arriba del escenario, cantando una potente versión de “Celebra la vida”, junto al público ubicado en sus butacas, que flameaba globos verdes, en un inolvidable marco festivo.