A finales del año 2003 publicaron un aviso en el diario “La Mañana” solicitando docentes para un proyecto educativo que se iba a llevar a cabo en el año 2004. Griselda se presentó entonces en el Jardín “La Hormiguita Viajera”, donde la directora Lilian Sbardella y el Asesor Pedagógico Hugo Uberman le realizaron una entrevista de trabajo. En ella contó que se encontraba desempeñando como Psicopedagoga del Nivel Medio en la Escuela Normal y que anteriormente, una vez que se recibió, obtuvo experiencia en proyectos sociales en la ciudad de Formosa en varios programas para trabajar con comunidades vulnerables y con estudiantes a quienes les costaba aprender.

Luego de ser aceptada, recibió el cargo de Coordinadora de la Educación General Básica y Polimodal.

Sus primeros años en el Colegio se distribuían entre el turno mañana y el turno tarde porque acompañaba a la Directora a observar los diversos talleres como Granja, Indagación Filosófica y Producción Tecnológica.

Se mantuvo en ese puesto hasta mediados del 2005, ya que se realizó un cambio y ampliación en el área de Coordinación. Anteriormente existían los Coordinadores de Jardín, Primaria, Secundaria y Asesor Pedagógico y a partir de ese año se añadieron otros coordinadores como el de Lengua y matemáticas.

El “Consejo de Aprendizaje” quedó formado por las Profesoras Susana Tórtora y Ana Romea encargadas de las áreas respectivas mencionadas anteriormente, Carmen Enrique a cargo del Nivel Secundario y Griselda Ayala como Psicopedagoga Institucional (Nivel Primario y Secundario), el cargo que ella ansiaba desde el principio y continuó trabajando  hasta el año 2017.

El motivo por el que dejó de hacerlo fue que necesitaba dedicarles más tiempo a otros proyectos que tenía como por ejemplo el de ser docente en la Universidad en la cual tenía muchas horas dictando clases y esto se hizo incompatible con los horarios que le dedicaba al Colegio. También tenía que hacer su doctorado lo que le generó una situación en la que decidió, en común acuerdo con la Directora retirarse de la Institución.

Pero nunca se alejó de ella puesto que confió la educación de sus hijos considerando la calidad de enseñanza e inclusión que aquí recibe el alumno.

Autores:  Santiago Volta y Máximo Zaragoza (4° año)