La historia de nuestra querida Institución es muy particular, fundada por Lilian Sbardella en el año 2004 siendo directora desde ese momento.

Antes de serlo, trabajaba en escuelas públicas como docente y hasta llegó a ser directora de otra institución por un tiempo.

Luego de finalizar esa etapa, una familia amiga le cedió este lugar que posteriormente se convertiría en el famoso “Colegio de la Ribera”, aunque en un principio fueron tres galpones grandes donde se guardaban los materiales y maquinarias de construcción.

Otro amigo arquitecto le ayudó a diseñar y construir todo el edificio y en cuatro meses la parte física ya estaba terminada. Cabe destacar que muchos padres eligieron acompañar a Lili ya que conocían su trayectoria y compromiso a lo largo de su carrera y decidieron colaborar en lo que hacía falta para que los estudiantes se sintieran cómodos.

Hugo Uberman aportó en gran manera para la organización del sector pedagógico de la Institución.

Empezaron con seis maestros de grado en primaria y con 1°, 2° y 3° año en secundaria.

Al principio se trataba de veintiséis personas trabajando para cubrir las diferentes áreas y sesenta alumnos aproximadamente. La Directora también convocó a docentes que ya conocía de otras instituciones y en los cuales confiaba para formar el primer cuerpo educativo de la Ribera, junto a los que se acercaban respondiendo a un anuncio publicado en un diario en el que se solicitaba personal para las diferentes áreas.

Dany (uno de los porteros), los profesores Silvia Arauz (Historia), Eugenio Bonett (Energías Renovables), Cristian Noguera (EDUSA), Norma Torales (Expresión Corporal) y las coordinadoras Carmen Enrique, Susana Tortora y Ana Romea son miembros que están desde los primeros años trabajando en el Colegio.

Las actividades especiales como la Semana de la Familia se llevan a cabo desde hace quince años y tienen el propósito de realizar un encuentro con la familia y valorarla.

Así también desde hace 39 años en el Jardín de Infantes la Hormiguita Viajera se realizan excursiones a la granja y la directora nos contó que allí funcionaba una ladrillería, y que de un viaje que tuvieron a la ciudad de Córdoba, ella y su esposo vieron una “granja didáctica” y se les ocurrió transformar un espacio para que los chicos valoren la naturaleza.

Hoy en día, el colegio cuenta con una matrícula de aproximadamente 250 alumnos y afirman que está en sus mejores tiempos, con su 13° Promoción, Lilian sostiene que su mayor logro son sus egresados y ver cómo prosperan y forman sus propias vidas.

El nombre de la Institución intenta marcar un cambio, dejar el pasado y caminar hacia el futuro, de allí proviene su slogan “Hacer Historia emprendiendo nuevos Rumbos”. Los colores que representan al colegio son el verde (genera buena energía) y el blanco (transmite pureza)

Todos los miembros concuerdan que es una Institución diferente y que muestra interés por sus estudiantes. “Nosotros no somos como otros colegios, aquí les ponemos la oreja a los alumnos” en palabras de la directora haciendo referencia a que siempre están predispuestos a escuchar a todos. Y yo siendo un alumno de este Colegio desde mi niñez, puedo comprobarlo y reconozco que siempre se destacó por mostrar interés y estar atentos a nuestras necesidades.

Autor: Nicolás Civilotti (4° año)