El Colegio de la Ribera dio apertura al ciclo lectivo 2020, con un acto que congregó a estudiantes, docentes, padres y familiares, en un marco de gran emotividad y alegría.

Luego del izamiento de las banderas a cargo de alumnos primarios y secundarios, ingresaron los pabellones. Primeramente, lo hizo el de Formosa portado la abanderada de Primaria, Karin Mieres Giménez, escoltada por los alumnos: Pilar Labarthe Read, Candela Parini Gill, Alejo Schmidt, Beltrán Paoltroni y Gonzalo Bruscolil. Seguidamente, hizo lo propio la abanderada secundaria, Agustina Alcaraz Vera, escoltada por Donatella Cunha Ferré, Franco Bordón Sbardella, Fabrizio Rosende Malgarini y Sofía Morán.  A continuación, fue el turno de las Banderas de Ceremonia Nacional: en primer lugar, la del Nivel Primario portada por el alumno Jeremías Corridor, escoltado por Martina Ojeda Centurión y Sofía Gatisnky. En segundo lugar, la del Secunario portada por la abanderada secundaria Violeta Jara, escoltada por Martina Velazco, Aylen Giménez, Francesca Fralasco Giménez y Mayra Carzino.

  1. Tras la entonación de los Himnos Nacional y “Marcha a Formosa”, la coordinadora pedagógica general, Carmen Enrique sostuvo que “hoy iniciamos un nuevo ciclo escolar y con ello damos la bienvenida a nuestras tareas de enseñar y aprender, compartir y crecer juntos, todos los días del año”.

“La propuesta curricular innovadora que presenta el Colegio de la Ribera brinda a nuestros estudiantes herramientas que les posibilita crecer y desarrollarse como sujetos activos, con habilidades sociales y protagonistas de su propia historia para que sean capaces de llevar a cabo el proyecto de vida que se propongan. Al respecto, estamos convencidos del rol fundamental que posee la familia junto a nosotros, en este aspecto”.

Coincidiendo con esta línea de pensamiento, la directora Lilian Sbardella instó a los padres “a trabajar en conjunto, acompañando a la institución en la tarea de educar juntos a sus hijos”.

“Como Colegio tenemos un objetivo ambicioso que es el de formar niños y jóvenes que sean capaces de construir sus propios proyectos de vida. No pretendemos que acumulen solamente conocimientos, sino más bien que incorporen valores como la responsabilidad, la solidaridad y el respecto. Allí radica la razón de ser de la educación”, afirmó.

Sbardella manifestó que “es nuestro anhelo que concurran a las Escuelas de Padres no para enseñarles cómo deben educar a sus hijos, sino para unificar criterios que nos ayuden a ambos en la misión educativa que compartimos para ver a nuestros niños y jóvenes felices”.

Luego del retiro de las Banderas de Ceremonia, el acto cerró con un número musical a cargo de los alumnos Gino Zanello, Agustina Franco, Nicolás Salas Franco y Nicolás Civilotti, bajo la coordinación del profesor Maximiliano Paz, quienes interpretaron la canción “Pupilas lejana” de Los Pericos.