Con gran éxito se desarrollaron recientemente dos Convivencias Escolares en el Club Aguará con la activa participación de alumnos secundarios del Colegio de la Ribera.

El jueves pasado fue el turno de los estudiantes del Ciclo Básico, mientras que el viernes estuvo reservado para los del Ciclo Superior. El primer tramo de las actividades estuvo a cargo del profesor Cristian Noguera, coordinador del Area de Educación para la Salud (EDUSA), incluyendo ejercicios para entrar en calor, prosiguiendo con propuestas recreativas y de relajación. La segunda parte de ambos encuentros fue coordinada por el médico Román Civilotti y el profesor de educación física Juan José Rivas, quienes propusieron dinámicas grupales para trabajar cuestiones socio-afectivas y socio-cooperativas. La coordinación general correspondió a la psicopedagoga Nancy Salinas, responsable del Espacio de Tutoría, Orientación Vocacional y Proyecto de Vida, con el acompañamiento de la psicóloga institucional, Analía Barrios y el docente tutor, Jorge Paredes.

Espacio EXTRA

El doctor Román Civilotti resaltó que “ahora nos tocó trabajar con los chicos, luego del exitoso encuentro institucional, a partir del cual directivos y docentes renovaron energías antes del inicio de clases”, anticipando que “queremos replicar esta experiencia también con los padres y familias”.

“En este caso – comentó- utilizamos la palabra EXTRA como un acróstico. La E por Espacio y Escucha, la X significa Por, la T y la R hacen referencia a Trabajo Reflexivo y la A a Acciones diferentes”.

A modo de balance, el especialista destacó que “los resultados fueron muy enriquecedores, a partir de la excelente respuesta de los alumnos, bien dispuestos a dinámicas como las de escuchar, reflexionar y hablar, dejando de lado la actitud pasiva de meros oyentes, que a veces asumen frente a los profesores”.

Tras remarcar que “el aula encierra”, Juan José Rivas afirmó que “la ventaja de la educación física es no necesita de bancos, por eso es ideal para romper estructuras no sólo físicas, sino también mentales. Debería ser usada por las otras áreas del proyecto curricular para que el alumno aprenda de una manera distinta”.

“Los juegos grupales sirven generalmente para fomentar en los alumnos la socialización y la cooperación, además de reflexionar sobre los Meta mensajes que se esconden detrás de lo lúdico y así crecer tanto en el desarrollo personal como en la relación con sus pares y los docentes”, puntualizó.