No arrojar desechos en la calle, crear y cultivar la propia huerta, reducir, reciclar y reutilizar, son algunas de las muchas acciones que se emprenden desde nuestras aulas para crear conciencia sobre el cuidado del espacio en el que vivimos.
La tarea es diaria y permanente, también desde cada hogar, pero existe un día destinado a la reflexión y a sensibilizar a la población sobre temas ambientales; además de intensificar la atención y la acción política.
 
Con este objetivo, el 5 de junio fue establecido, el 15 de diciembre de 1972, por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Día Mundial del Medio Ambiente. La elección de la fecha es en coincidencia con el inicio de la Conferencia de Estocolo en 1972, cuyo tema central fue el Ambiente.
 
Las Naciones Unidas resaltan que la protección y el mejoramiento del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero.
 
Para conmemorar esta fecha, años anteriores, se han realizado múltiples actividades como concentraciones en calles, conciertos ecológicos, ensayos y competencias de afiches en escuelas y colegios, plantaciones de árboles, campañas de reciclaje y de limpieza, entre otras, pero la situación actual de aislamiento social, preventivo y obligatorio nos obliga a hacerlo a través de las redes sociales.
 
Hablemos con nuestros hijos e hijas sobre la importancia del cuidado del medio ambiente, algo que hemos podido apreciar en estos días donde los animales vuelven a recuperar los espacios perdidos y el planeta ha vuelto a respirar.
 
¡Cuidar el medio ambiente es cuidar la vida!