“No pasaremos a la historia como un sexto más, nosotros fuimos y seremos siempre la Promo 20. Un curso resistente y unido capaz de adaptarse a todo. Y es por eso que hoy debemos celebrar por llegar aquí, y estar juntos, como siempre estuvimos, algunos desde Primaria, otros desde Secundaria, y otros desde el Jardín. Porque sin ustedes la vida no sería igual, sin ustedes no sabría el significado de tener una segunda familia y un segundo hogar”, destacó Aylén Giménez cuando le tocó hablar  en nombre de sus compañeros de Sexto Año.

Estas palabras sintetizan el conjunto de emociones que se vivieron durante el Acto de Colación de la Promoción 2020 de Nivel Secundario, realizado el miércoles 16 de diciembre pasado en la sede escolar del Colegio de la Ribera.

Cumplido el desfile de los flamantes egresados, ingresó primeramente la bandera provincial portada por su abanderada Agustina Alcaraz Vera, escoltada por Donatella Cunha Ferré y Franco Bordón Sbardella. Seguidamente, hizo lo propio la bandera nacional portada por su abanderada Lara Jara, escoltada por Martina Velazco y Aylen Giménez.

Tras la entonación de los Himnos Nacional y Marcha a Formosa, se procedió a la entrega de certificados y presentes recordatorios a los siguientes estudiantes: Agustina Alcaraz Vera, Franco Angelillo, Franco Bordón Sbardella, Mayra Carzino, Donatella Cunha Ferré, Máxima Fernández Bedoya, Francesca Fralasco Giménez, Lara  Jara, Fiamma Marchi, Sofía Morán, María Valentina Tula, Santiago Perlo, Fabrizzio Rosende Malgarini, Priscila Fernandez Cerdán,  Aylén Giménez, Santiago Soloaga, Simón Teran Alvarenga y Martina Velazco. Por otra parte, los siete últimos recibieron también sendos reconocimientos por haber transitado los tres niveles educativos.

En representación de los padres de los flamantes egresados, pronunció unas palabras Fany Garay, madre de Santiago Perlo, quien remarcó que “estos jóvenes son el resultado de una familia que los ama y acompaña y de una institución comprometida con su educación académica y humana”.

La despedida final estuvo a cargo de la directora del establecimiento, destacando que “cuando un año se inicia, todos pensamos cómo queremos que sea ese año. Nos planteamos nuestras propias metas. Y cuando las cosas no salen como las habíamos anhelado, nos ponemos mal y tristes. Pero esa es la escuela de la vida, de la que tenemos que aprender todos los días. Y un tropiezo no es caída, sino una experiencia. Así que sigan adelante”.

Tras señalar su convencimiento de que “lo que les espera a uds es el éxito”, la licenciada Lilian Sbardella afirmó que “nuestra tarea está cumplida, ya que lograron alcanzar los objetivos que nos habíamos propuesto”

“Ruego a Dios que tengan bendecidas vidas y jamás se olviden que los valores que tengan como personas marcarán la diferencia dentro de la sociedad”, resaltó.

Al final, se compartió este hermoso y emotivo video: